Mantener en todo momento los tres pilares de la seguridad informática: Confidencialidad, Integridad y Disponibilidad ha de ser en todo momento nuestro máximo objetivo. Para conseguirlo, hace falta seguir (y mantener en todo momento) una estricta gestión de los riesgos, para saber qué amenazas  podrían aprovechar las vulnerabilidades de nuestros sistemas.

El primer punto que hace falta es tener plenamente identificados nuestros activos dependientes de la seguridad de la información: hardware, software, información digital y / o escrita y el capital humano. A partir de esta identificación podemos analizar los riesgos y vulnerabilidades.

Llegados a este punto, podemos definir los 2 puntos anteriores:

  • Amenaza: cualquier elemento o acción capaz de poner en riesgo la seguridad de la información de nuestra empresa.
  • Vulnerabilidad: es una debilidad de nuestros sistemas o procesos que puede ser el canal para causar daño a nuestros activos.

Por lo tanto, podemos concluir que si tenemos vulnerabilidades y una amenaza puede llegar a materializarse, estamos delante de un grave problema, que puede consistir desde una interrupción pequeña del servicio a incluso la divulgación de datos confidenciales. Lo que sí es un punto que coincide en todos los casos es la pérdida monetaria y de reputación que esto comportará para nuestra empresa.

Dicho esto, es necesario que periódicamente se lleven a cabo análisis de estas vulnerabilidades a fin de eliminar el riesgo que conlleva, o, en caso de que no sea posible la eliminación completa, mitigarlo en medida de lo posible.

Aina Elephant os podemos ayudar en todos estos procesos y daros el máximo soporte para conseguir tener una mayor seguridad de vuestra información.

Deseo información de: