¡Asume los cambios! ¡Pasa del offline al online e incorpórate a la vanguardia de la nueva tendencia de comercio!:

 

Posiblemente en los últimos tiempos habrás oído hablar mucho del término E-Commerce o comercio electrónico. Su definición más básica es la siguiente: constituye el intercambio de bienes, servicios e información por medio de lugares electrónicos.

Desde 1991 cuando se originó hasta el día de hoy, ha experimentado un avance imparable, existiendo millones de lugares electrónicos e infinidad de compañías que ya realizan diariamente transacciones multimillonarias por la red. 

Seguro que te preguntarás: muy bien, la teoría es muy interesante, pero ¿cómo es realmente una transacción de E-Commerce de forma entendedora?

 

 

 

Aquí te lo explicamos en 6 simples pasos:

  1. El cliente se dirige a nuestro sitio web para consultar nuestro catálogo de productos o de servicios, dependiendo de la actividad de la empresa.
  2. Una vez ha visto el catálogo, decide adquirir uno de nuestros productos. Para ello, lo selecciona e indica su dedeo de comprarlo.
  3. El cliente paga el producto a través de un medio de pago electrónico.
  4. Se le confirma el pago y el posible plazo de entrega.
  5. Enviamos el producto por algún tipo de empresa de mensajería.
  6. El cliente recibe el producto en casa.

Más entendedor ahora, ¿verdad? ¡Pues todavía hay más!

Uno de los cambios fundamentales que introduce el E-Commerce se produce en la cadena de distribución, al permitir la eliminación de intermediarios. Ahora el comercio electrónico ya permite que cualquiera tenga la posibilidad de contactar al consumidor final, expandiendo el mercado hasta límites insospechados.

Los principios fundamentales que rigen el E-Commerce son:

  • Ubicuidad: Se refiere a que el comercio electrónico está disponible en todos los lados, al alcance de todos; se elimina la necesidad de disponer de un sitio físico que requería el comercio tradicional; ahora las compras pueden ser realizadas en cualquier lugar, desde el trabajo, el hogar, o cualquier otro lugar mediante dispositivos móviles u otra tecnología.
  • Alcance global: Las transacciones que se realicen traspasan los límites territoriales, culturales y nacionales con una efectividad que los mercados tradicionales no disponen; teniendo así un alcance equivalente casi al tamaño en línea mundial.
  • Estándares universales: La tecnología suele estar en todo el mundo, lo cual reduce los costes de entrada a un mercado determinado.
  • Interactividad: El comercio electrónico facilita la comunicación entre el comerciante y el consumidor, ya que permite la creación de compromisos con los clientes o consumidores en una escala global más masiva.
  • Densidad de la información: La cantidad de información está siempre disponible para los que participen en el mercado del comercio electrónico, ya sean clientes, proveedores y vendedores. De igual manera, la información está siempre actualizada y los consumidores pueden encontrar la mejor opción en cuánto a precios y calidad, de una manera rápida, sencilla y eficaz.
  • Personalización: Los comerciantes pueden dirigir sus campañas de marketing o mensajes de venta a segmentos o individuos específicos, teniendo en cuenta sus intereses y compras realizadas con anterioridad.
  • Tecnología social: Permite a los usuarios compartir contenido en texto, vídeo, música y fotos a una comunidad mundial. Se crea y distribuye contenido permitiendo la programación de consumo.
  • Riqueza: La tecnología vía web permite a los comerciantes comercializar y vender bienes y servicios, gracias a la riqueza de información e interactividad.

 

Deseo información de: